InicioAcción urgenteAmenazas de muerte al Padre Javier Giraldo, un defensor de los derechos humanos en Colombia

Amenazas de muerte al Padre Javier Giraldo, un defensor de los derechos humanos en Colombia

El CDHAL, a través el proyecto SOS Colombia, manifiesta su gran inquietud con relación a las falsas acusaciones y a las amenazas proferidas contra la Comisión Intereclesial Justicia y Paz y especialmente contra el Padre Javier Giraldo, expresadas en los grafitis aparecidos en el centro de la ciudad de Bogotá, el pasado 21 de abril de 2010.

En la mañana del 22 de abril, aparecieron varios grafitis con amenazas en cierto número de muros del centro de la ciudad Bogotá. Varios grafitis acusan a los miembros de la Comisión Intereclesial Justicia y Paz de ser terroristas (“ONG Justicia y Paz terrorista”) y amenazan explícitamente el Padre Javier Giraldo, sacerdote jesuita miembro de la Comisión, haciendo una llamado de muerte (“Muerte a Javier Giraldo”).
El Padre Javier Giraldo es investigador del CINEP/PPP, y maneja una base de datos considerable de todas las violaciones de los derechos humanos reportadas en Colombia. Ha denunciado 201 crímenes y asesinatos en la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, cometidos por las Fuerzas Armadas colombianas, los paramilitares y la guerrilla, desde el 9 de julio de 1996. El Padre Javier Giraldo Lucha desde años contra las violaciones de los derechos humanos y contra la impunidad en Colombia.
Condenamos firmemente estas amenazas contra el Padre Javier Giraldo y la Comisión Justicia y Paz, ciertamente asociados a un importante trabajo de defensa de los derechos humanos en Colombia.

Por la siguiente carta, usted puede apoyar al Padre Javier Giraldo y a la Comisión Justicia y Paz y por este medio a todos los defensores de los derechos humanos en Colombia para que las autoridades locales y nacionales tomen medidas concretas para promover el respeto de los derechos humanos y de sus defensores.

En el archivo PDF disponible en esta página, puede ver la carta que la coalición SOS Colombia mandó a las autoridades colombianas, el 21 de mayo de 2010.

Por favor, envíe sus cartas (versión en español más abajo) a las autoridades colombianas para mostrar nuestra solidaridad con el Padre Javier Giraldo y con los defensores de derechos humanos y para solicitar que se adopten medidas apropiadas a esta grave situación.

Mandar:

Dr. Guillermo Mendoza Diago ,Fiscal General de la Nación ; Sr. Rafael Emilio Bustamante, Director Derechos humanos Ministerio del Interior y de Justicia; Sr. Alejandro Ordoñez Maldonado, Procurador General de la Nación ; Sr. Volmar Antonio Pérez Ortiz, Defensor del pueblo; Su Excelencia Jaime Girón Duarte, Embajador de Colombia en Canada
A las direcciones siguientes:

nayacero@fiscalia.gov.co
contacto@fiscalia.gov.co
dhdirector@mij.gov.co
cap@procuraduria.gov.co
agenda@agenda.gov.co

embajada@embajadacolombia.ca

Con copia : solidared@cdhal.org

************* Version a mandar ***************

Estimados señores,

Manifiesto mi gran inquietud con relación a las falsas acusaciones y a las amenazas proferidas contra la Comisión Intereclesial Justicia y Paz y especialmente contra el Padre Javier Giraldo, expresadas en los grafitis aparecidos en el centro de la ciudad de Bogotá, el pasado 21 de abril de 2010.
En la mañana del 22 de abril, aparecieron varios grafitis con amenazas en cierto número de muros del centro de la ciudad Bogotá. Algunos de sus grafitis acusan a los miembros de la Comisión Intereclesial Justicia y Paz de ser terroristas (“ONG Justicia y Paz terrorista”). Otro grafiti hizo explícitamente referencia al Padre Javier Giraldo, sacerdote jesuita miembro de la Comisión, haciendo una llamado de muerte (“Muerte a Javier Giraldo”). Otros mensajes dicen: “Contra el cura marxista – Acción nacional», lo que podría hacer referencia ya sea, al Padre y Giraldo, o al Padre Alberto franco, además abogado que representa a la Comisión Justicia y Paz. Estos dos sacerdotes son defensores de derechos humanos de una gran reputación en Colombia.
El Padre Javier Giraldo es investigador del CINEP/PPP, y maneja una base de datos considerable de todas las violaciones de los derechos humanos reportadas en Colombia. Ha denunciado 201 crímenes y asesinatos en la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, cometidos por las Fuerzas Armadas colombianas, los paramilitares y la guerrilla, desde el 9 de julio de 1996. Igualmente ha interpuesto 18 derechos de petición a las autoridades colombianas con el fin de denunciar un número incalculable de crímenes, que se mantienen casi en la total impunidad.
La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz trabaja en representación de comunidades civiles situadas en zonas de conflicto en Colombia, cuyos miembros han sido asesinados, torturados u obligados a huir y a abandonar sus viviendas por parte de las fuerzas de seguridad, de los grupos paramilitares, así como de la guerrilla. La Comisión es injustamente acusada por los detractores de su trabajo de apoyar y colaborar con la guerrilla, lo que los convierte en objetivo paramilitar y de las fuerzas de seguridad. Desde hace algunos años, los miembros de la Comisión son objeto de amenazas de muerte y de ataques, y numerosos de ellos han debido abandonar su trabajo con las comunidades vulnerables.

Condeno firmemente estas amenazas contra el Padre Javier Giraldo y la Comisión Justicia y Paz, ciertamente asociados a un importante trabajo de defensa de los derechos humanos en Colombia y, ante estos hechos, exigimos a las autoridades colombianas:

1- La realización de una investigación independiente y exhaustiva con el fin de identificar a los autores de estos grafitis cuyo contenido incita al odio y profiere amenazas de muerte;

2- Que sean claramente definidos los medios de protección que las autoridades piensan implementar con la intención de proteger la vida del Padre Javier Giraldo;

3- Que sea garantizada la aplicación de las disposiciones de la Declaración sobre los defensores de los derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1998, particularmente en lo que concierne a la protección del “derecho y la responsabilidad de los individuos, grupos y órganos de la sociedad de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales”, así como el deber del Estado de proteger a “toda persona, individualmente o en asociación con otras, contra toda forma de violencia, amenaza, represalia, discriminación, presión u otra acción arbitraria”.

4- Que sea garantizado el buen desarrollo del trabajo de los defensores de los derechos humanos en Colombia;

5- Que sea garantizado el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el territorio colombiano, según el derecho internacional con relación a los derechos humanos.

Atentamente,
PONGA AQUÍ TU NOMBRE