AccueilAction urgenteMenaces de mort contre le Père Jésuite Javier Giraldo, défenseur des droits humains en Colombie

Menaces de mort contre le Père Jésuite Javier Giraldo, défenseur des droits humains en Colombie

Le CDHAL, à travers la coalition SOS-Colombie, exprime sa profonde préoccupation concernant les allégations fausses et les menaces contre la Commission inter-ecclésiastique Justicia y Paz et en particulier contre le père Javier Giraldo, exprimées dans les graffitis apparus dans le centre de la ville Bogota, le 21 avril 2010.
Dans la matinée du 22 avril, plusieurs graffitis sont apparus dans un certain nombre de murs du centre-ville de Bogota. Plusieurs d’entres eux accusent les membres de la Commission inter-ecclésiastique Justicia y Paz d’être des terroristes et menacent explicitement le père Javier Giraldo, prêtre jésuite membre de la Commission, en souhaitant sa mort (« Mort à Javier Giraldo »).
Le Père Javier Giraldo est chercheur au CINEP / PPP, et gère une grande base de données de toutes les violations des droits humains signalées en Colombie. Il a signalé 201 crimes et de meurtres dans la communauté de paix de San José de Apartado, commis par les forces armées colombiennes, les paramilitaires et la guérilla, depuis le 9 Juillet 1996. Le Père Javier Giraldo lutte depuis des années contre les violations des droits humains et l’impunité en Colombie.

Nous condamnons donc fermement ces menaces contre le Père Javier Giraldo et contre la Commission Justicia y Paz, certainement liés au travail de défense des droits humains en Colombie.
Par la lettre suivante, vous pouvez soutenir le Père Javier Giraldo et la Commission Justicia y Paz et par ce biais, tous les défenseurs et défenseuses des droits humains en Colombie pour que les autorités locales et nationales prennent des mesures concrètes pour promouvoir le respect des droits humains et de leurs défenseurs et défenseuses.
Dans le fichier PDF affiché sur cette page, vous pouvez consulter la lettre que la coalition SOS-Colombie a envoyée aux autorités colombiennes le 21 mai 2010.
S’il vous plaît envoyez vos lettres (version espagnole ci-dessous) aux autorités colombiennes pour demander que des mesures appropriées soient prises à cette grave situation.
Envoyer à :

Dr. Guillermo Mendoza Diago ,Fiscal General de la Nación ; Sr. Rafael Emilio Bustamante, Director Derechos humanos Ministerio del Interior y de Justicia; Sr. Alejandro Ordoñez Maldonado, Procurador General de la Nación ; Sr. Volmar Antonio Pérez Ortiz, Defensor del pueblo; Su Excelencia Jaime Girón Duarte, Embajador de Colombia en Canada
A leurs adresses respectives suivantes :

nayacero@fiscalia.gov.co
contacto@fiscalia.gov.co
dhdirector@mij.gov.co
cap@procuraduria.gov.co
agenda@agenda.gov.co

embajada@embajadacolombia.ca
En copie : solidared@cdhal.org
 

************* Version à envoyer ***************
Estimados señores,

Manifiesto mi gran inquietud con relación a las falsas acusaciones y a las amenazas proferidas contra la Comisión Intereclesial Justicia y Paz y especialmente contra el Padre Javier Giraldo, expresadas en los grafitis aparecidos en el centro de la ciudad de Bogotá, el pasado 21 de abril de 2010.
En la mañana del 22 de abril, aparecieron varios grafitis con amenazas en cierto número de muros del centro de la ciudad Bogotá. Algunos de sus grafitis acusan a los miembros de la Comisión Intereclesial Justicia y Paz de ser terroristas (“ONG Justicia y Paz terrorista”). Otro grafiti hizo explícitamente referencia al Padre Javier Giraldo, sacerdote jesuita miembro de la Comisión, haciendo una llamado de muerte (“Muerte a Javier Giraldo”). Otros mensajes dicen: “Contra el cura marxista – Acción nacional », lo que podría hacer referencia ya sea, al Padre y Giraldo, o al Padre Alberto franco, además abogado que representa a la Comisión Justicia y Paz. Estos dos sacerdotes son defensores de derechos humanos de una gran reputación en Colombia.
El Padre Javier Giraldo es investigador del CINEP/PPP, y maneja una base de datos considerable de todas las violaciones de los derechos humanos reportadas en Colombia. Ha denunciado 201 crímenes y asesinatos en la Comunidad de Paz de San José de Apartadó, cometidos por las Fuerzas Armadas colombianas, los paramilitares y la guerrilla, desde el 9 de julio de 1996. Igualmente ha interpuesto 18 derechos de petición a las autoridades colombianas con el fin de denunciar un número incalculable de crímenes, que se mantienen casi en la total impunidad.
La Comisión Intereclesial de Justicia y Paz trabaja en representación de comunidades civiles situadas en zonas de conflicto en Colombia, cuyos miembros han sido asesinados, torturados u obligados a huir y a abandonar sus viviendas por parte de las fuerzas de seguridad, de los grupos paramilitares, así como de la guerrilla. La Comisión es injustamente acusada por los detractores de su trabajo de apoyar y colaborar con la guerrilla, lo que los convierte en objetivo paramilitar y de las fuerzas de seguridad. Desde hace algunos años, los miembros de la Comisión son objeto de amenazas de muerte y de ataques, y numerosos de ellos han debido abandonar su trabajo con las comunidades vulnerables.
Condeno firmemente estas amenazas contra el Padre Javier Giraldo y la Comisión Justicia y Paz, ciertamente asociados a un importante trabajo de defensa de los derechos humanos en Colombia y, ante estos hechos, exigimos a las autoridades colombianas:
1- La realización de una investigación independiente y exhaustiva con el fin de identificar a los autores de estos grafitis cuyo contenido incita al odio y profiere amenazas de muerte;
2- Que sean claramente definidos los medios de protección que las autoridades piensan implementar con la intención de proteger la vida del Padre Javier Giraldo;
3- Que sea garantizada la aplicación de las disposiciones de la Declaración sobre los defensores de los derechos humanos, adoptada por la Asamblea General de las Naciones Unidas el 9 de diciembre de 1998, particularmente en lo que concierne a la protección del “derecho y la responsabilidad de los individuos, grupos y órganos de la sociedad de promover y proteger los derechos humanos y las libertades fundamentales”, así como el deber del Estado de proteger a “toda persona, individualmente o en asociación con otras, contra toda forma de violencia, amenaza, represalia, discriminación, presión u otra acción arbitraria”.
4- Que sea garantizado el buen desarrollo del trabajo de los defensores de los derechos humanos en Colombia;
5- Que sea garantizado el respeto de los derechos humanos y las libertades fundamentales en todo el territorio colombiano, según el derecho internacional con relación a los derechos humanos.

Atentamente,
Mettre son nom ici