InicioCDHALViolencia contra las mujeres en Guatemala

Violencia contra las mujeres en Guatemala

 

Pronunciamiento publico
 
Ante la crisis de violencia en el departamento de chimaltenango nosotras las mujeres representantes de las organizaciones de la sociedad civil nos proniciamos en contra de estos hechos violentos en contra de la vida y la segudirad de la ciudadania especialemente de las mujeres.

Ante la situación de Femicidio en contra de las mujeres del departamento de Chimaltenango
 
Las organizaciones de mujeres, no podemos dejar de alzar nuestra voz para expresar la profunda preocupación que sentimos por el alarmante aumento de los casos de violencia y asesinato contra las mujeres en Guatemala.    
 
Durante los últimos años las mujeres guatemaltecas hemos sido víctimas de la marginación, discriminación y exclusión en todos los espacios de la sociedad, tanto en la esfera pública como en la privada. Los derechos elementales de las mujeres han sido agredidos de diversas formas. Las niñas y niños de hoy se enfrentan a una realidad que ya es cotidiana: por lo que el clima de violencia se ha incrementado por la lucha de poderes.
 
Las organizaciones de mujeres chimaltecas de manera enfática denunciamos que ésta situación de violencia, nos esta destruyendo. Por lo cual exigimos a las autoridades Estatales que tienen mandato para la aplicación de justicia que mediante mecanismos efectivos para detener estos índices de violencia a todo nivel en contra de las mujeres. 
 
Que la violencia e inseguridad que se vive en el campo y ciudades del departamento de Chimaltenango, está afectando las posibilidades de trabajar, buscar empleo, de organizarse y de vivir con tranquilidad, esta situación esta produciendo efectos psicológicos en la vida de las personas, al grado de sentirnos permanentemente inseguras y con miedo para salir a los quehaceres sociales, comunitarios, organizativos y laborales.
 
Que los servicios de salud declarados por el gobierno, carecen de una mejoría, si bien es cierto, se ha ampliado el horario de atención al público, no disponen de recursos para la atención a la misma; hace falta mayor coordinación entre los horarios del “Sistema de salud” y de “Cohesión social”, agravando las posibilidades reales que tiene la población y especialmente las mujeres, de resolver sus problemáticas de salud y de obtener una atención digna en salud.
 
Que hay una debilidad evidente en los servicios del Estado, agravada por la falta de coordinación interinstitucional y de comprensión, en el mismo Estado, sobre los programas de Cohesión Social. Estos programas que están orientados a la ayuda de las familias más necesitadas, actualmente están enfrentando acciones de corrupción local, en donde los que reciben el dinero no son necesariamente los más necesitados de la comunidad sino los que pertenecen al partido de gobierno, situación que se puede encontrar en todos los programas impulsados, con lo cual se resta oportunidad a las mujeres para un plan especifico nacional que atienda sus demandas inmediatas. Por otro lado, existen casos donde esposos comenten acciones violentas y fraudulentas, y se apoderan del dinero proveniente de es “ayuda social” y las utilizan para emborracharse, provocando así una pérdida de los recursos del Estado, un incremento a la violencia contra las mujeres y una falta de resultados al impacto de los programas de apoyo.
 
 
La debilidad del Estado también se expresa, en la falta de capacidad para generar planes de seguridad que vayan previniendo el delito, especialmente el “Delito de femicidio y violencia contra las mujeres”, flagelo
que se sigue extendiendo sin que haya una respuesta inmediata para la aceleración de la justicia.
 
En ese sentido la coordinadora de organizaciones de mujeres chimaltecas, públicamente denunciamos el caso de femicidio en contra de “María Margarita Iquique de 45años y su hija María Lesbia Esquit Iquique de 25 años ” quienes fueron asesinadas brutalmente el 14 de mayo del 2009 de lo cual hasta el momento existe poca claridad e información de parte de las autoridades en relación a este doble crimen y en relación al intento de asesinato de las dos hijas menores de María Lesbia: Blanca Cecilia Sequen Esquit de 4 años y Leydy Carolina Sequen Esquit de 2 años de edad que tuvieron la triste experiencia de ver asesinadas a su madre y abuela. Situación que conmueve debido a que luego de perpetrarse el hecho permanecieron durante toda una noche junto a los cadáveres, en un lugar desolado y bajo el frio de la noche.
 
Aunado a la problemáticas de la impunidad, en el actual sistema judicial y otros poderes, que incurren en faltas graves en relación de la aplicación de la justicia, es importante que la Institucionalidad del Estado en el marco de la aplicación de la justicia retome los Instrumentos jurídicos internacionales y nacionales para su aplicación en el caso como lo es la Ley contra el Femicidio y otras formas de violencia contra las mujeres.
 
 Las organizaciones de mujeres chimaltecas no solo quieren expresar su preocupación por tanta violencia y muerte de vidas valiosas de mujeres guatemaltecas; sino resaltar la valiosa contribución que hacen diariamente miles y miles de mujeres dentro y fuera del hogar como el cuidado de las y los niños, las faenas en el campo para el cuidado de las hortalizas y demás sembradíos, las maquilas, las ventas, las oficinas; pero también alagamos aquellas iniciativas de mujeres que han peleado y ganado espacios públicos al frente de Municipalidades, dependencias Estatales, iglesias, organismos civiles y movimientos sociales, especialmente aquellas lideresas que enfrentan importantes luchas políticas para reivindicar los derechos de las mujeres.
 
Hacemos un especial llamado a las Iglesias, líderes religiosos y consejeros espirituales, para que contribuyan a prevenir, denunciar y erradicar la violencia intrafamiliar, social y política y específicamente la violencia en contra de las mujeres, para que todas y todos contribuyamos a “Romper el silencio y la cultura del miedo” de muchas mujeres, y con ello proclamar desde el derecho a la igualdad y la equidad que corresponde a hombres y mujeres, como Hijos e Hijas de Dios.
 
 
¡Por la vida de las mujeres ni una muerte más!
 
 
El futuro no llega, se construye
 
Las organizaciones de mujeres de Chimaltenango
 
17 de julio 2009