InicioComunicadoUn grupo armado invade tierra indígena y asasina un líder Wajãpi en la Amazonía brasileña

Un grupo armado invade tierra indígena y asasina un líder Wajãpi en la Amazonía brasileña

El Comité de Derechos Humanos en América Latina (CDHAL) se solidariza con los indígenas Wajãpi (Amapá, Brasil) que denuncian el ataque a su territorio ancestral y el asesinato de la líder Emyra Wajãpi. Como organización de solidaridad internacional, el CDHAL expresa su indignación y preocupación por las numerosas denuncias de violaciones de los derechos humanos y colectivos de los pueblos indígenas y campesinos en Brasil desde la llegada del gobierno de extrema derecha de Jair Bolsonaro.

La violencia que enfrentan los Wajãpis ahora muestra que los pueblos y el bosque de la Amazonía brasileña están en peligro.

El CDHAL seguirá haciendo todo lo posible para sensibilizar y movilizar a la sociedad quebequense y canadiense para hacer visibles las atrocidades del gobierno brasileño y para evitar que las compañías mineras se aprovechen de la vulnerabilidad de los pueblos de los bosques.

Lea a continuación la declaración completa de lxs Wajãpi sobre el ataque.

———-

Consejo de las Aldeas Wajãpi (APINA)

NOTA DE APINA SOBRE LA INVASIÓN DE LA TIERRA INDÍGENA WAJÃPI

Nosotrxs, del Consejo de las Aldeas Wajãpi (APINA) queremos difundir la información que tenemos hasta ahora sobre la invasión de la Tierra Indígena Wajãpi

El lunes 22 de julio, al final de la tarde, el chef Emyra Wajãpi fue asesinado de manera violenta en la región de su aldea Waseity, cerca de la aldea Mariry. La muerte no fue presenciada por ninguna persona Wajãpi y solo se notó y se difundió a todas las aldeas a la mañana siguiente (martes 23 de julio). Durante los días siguientes, familiares inspeccionaron el sitio y encontraron rastros y otras señales de que la muerte fue causada por personas no indígenas de fuera de la Tierra Indígena.

El viernes 26, Wajãpi de la aldea Yvytoto, que queda en la misma región, encontraron un grupo de no indígenas armados en las afueras de la aldea y advirtieron por radio a las otras aldeas. Por la noche, los invasores entraron al pueblo y se instalaron en una de las casas, amenazando a lxs aldeanxs. Al día siguiente, lxs residentes de Yvytotõ huyeron con miedo a otra aldea en la misma región (aldea Mariry).

En la noche del 26, informamos al gobierno federal, por intermedio de la Fundación Nacional del indio (Funai), y al Ministerio Público Federal (MPF) sobre la invasión y les pedimos accionar a la Policía Federal. Al amanecer, de viernes a sábado, lxs residentes de la aldea Karapijuty vieron a un invasor cerca de su aldea.

El sábado 27, comenzamos a difundir la noticia a nuestrxs aliadxs en un intento de acelerar la llegada de la Policía Federal. Un grupo de guerreros Wajãpi de otras partes de la Tierra Indígena fue a la región de la aldea Mariry para apoyar a lxs residentes allí hasta que llegara la Policía Federal.

En la tarde del 27 de julio, representantes de la Funai llegaron a la Tierra Indígena Wajãpi y fueron a la aldea de Jakare para entrevistar a familiares del jefe muerto que se habían ido allí. Los representantes de la FUNAI regresaron a Macapá (capital del estado del Amapá) para convocar a la Policía Federal. Los guerreros Wajãpi hicieron guardia cerca de donde se ubicaban los invasores y en las aldeas que quedan en la ruta de acceso a la Tierra Indígena. Por la noche, se escucharon disparos en la zona de la aldea Jakare, cerca de la autopista BR 210, donde no había indígenas Wajãpi.

ACTUALIZACIÓN

El domingo 28 de julio, un grupo de policías federales llegó a la aldea Yvytotô acompañado de nuestros guerreros, pero no encontraron más a los invasores. Informaron a la comunidad que no se podrían hacer búsquedas en la mata por cuestiones de logística y se regresaron a la capital de Amapá, de donde observarán la región por imágenes de satélite.

Nosotrxs del pueblo Wajãpi seguimos muy preocupadxs con la situación. En muchas aldeas, la gente está con miedo de salir a sus campos de cultivo o a cazar. Muchas familias dejaron sus comunidades para buscar mayor seguridad en otras aldeas. Guerreros de todas partes de la Tierra Indígena Wajãpi se están organizando para proteger a la aldea Mariry.

Cuando tengamos más información, haremos otro documento para divulgación.

Haz clic para leer la déclaración en portugués.

Foto : Vitor Moriyama / Instituto Socioambiental