InicioComunicadoCatástrofe en el Lago Mégantic

Catástrofe en el Lago Mégantic

En nombre del Comité por los derechos humanos en América Latina, queremos sumarnos a todas las personas quebequenses que se han solidarizado con lxs afectadxs por la catástrofe ferroviaria que tuvo lugar el pasado 6 de julio en la región del Lago Mégantic. Queremos también informar sobre los hechos para que esta tragedia no vuelva a repetirse.
Asi, en la noche, entre el viernes  5 y el sabado 6 de julio,  un tren de la compañía estadounidense “ Montréal, Maine and Atlantic Railway”, tuvo una parada primero en la ciudad de Nantes, como a las once y media de la noche, para que el conductor pudiera descansar y dormir en un hostal.  Pero, un incendio se reportô un poco más tarde dentro de la locomotora.
 Los bomberos apagaron el fuego y dejaron el tren en manos de dos representantes de la Montréal Maine and Atlantic Railway. La locomotora estaba en ese  momento estacionada en la cumbre de una pendiente y descendió por una razón todavía desconocida a las 12:56 am, avanzando en dirección del pueblo Lago Mégantic. Con una alta velocidad, cinco vagones se desprendieron, provocando que se descarrillara todo el tren, generando una serie de explosiones cerca del lugar central del pueblo, y el  bar Musi-Café estaba lleno a esta hora de la noche.
La Aseguradora de Quebec cuenta al día de hoy  47 víctimas;  este número incluye a las personas desaparecidas cuyos cuerpos no han sido encontrados aún.  Pues, es en su memoria y por apoyo a sus cercanos que queremos denunciar la falta de reglamentaciones y de vigilancia respecto a esas industrias.
Además, esta tragedia, resulta ser también una catástrofe ambiental ya que por razón de este descarrilamiento, el cargamento de petróleo se derramó y fue a parar, por las canalizaciones al lago Mégantic y el rio Chaudière. Alparecer se derramaron entre 100,000 y 120,000 litros de petróleo al rio Chaudière. El ministro del Desarrollo Sostenible, el medio ambiante, de la fauna y de los parques, ha movilizado especialistas desde la noche del 6 de julio para que se operacionalice la recuperación del petróleo en los ríos desde la mañana. Asimismo, con el fin de prevenir todo tipo de riesgo sanitario, muchas  municipalidades vecinas (Saint-Georges, Sainte-Marie, Lévis…) informaron sus habitantes sobre los riesgos en el consumo del agua de grifo y construyeron algunos conductos de agua temporales para aprovisionar sus residentes ed agua proveniente de otros ríos.
Se plantea la pregunta sobre el peligro en la conducción del etróleo,  y más ahora que se han incrementado los proyectos de transporte de petróleo por via ferrea (en 2009 los volúmenes transportados a Canada representaban solamente 500 vagones, mientras que están hoy dia 140, 000) o a través de oleoductos ya que cada vez los accidentes son más y más numerosos. No hay ninguna semana  en América del Norte en la que no se haya registrado un derrame de petróleo.   Por eso tenemos que reaccionar para que un nuevo drama como este del Lac-Mégantic no nos golpee otra vez.
Aqui pues ver la carta enviada por el CDHAL el pasado 31 de Julio de 2013 al Primer Ministro de Canadá y la Primera Ministra de Quebec.
Sra. Primera Ministra de Quebec Pauline Marois
Sr. Primer Ministro de Canadá, Stephen Harper 
En nombre del Comité por los Derechos Humanos en América Latina, nos gustaría expresar nuestra profunda tristeza, pero también nuestra cólera frente al accidente ferroviario que sacudió el Lac Mégantic 6 de julio.
Somos una organización sin fines de lucro, no partidaria, que trabaja para promover los derechos humanos en América Latina y denunciar principalmente las violaciones cometidos por las empresas transnacionales sobre los derechos humanos.
A continuación vemos una relación directa entre nuestras movilizaciones, ya que el desastre pone de manifiesto una grave falta de regulación y supervisión en lo que respecta a estas industrias.  En efecto, deseamos informar a la población sobre el creciente número de derrames de petróleo en América del Norte y pedir se suspenda la firma de nuevos proyectos ya que la seguridad de nuestras comunidades no puede ser garantizada.
En este momento Quebec se está convirtiendo  en uno de los centros y vías de exportación de  petróleo hacia los Estados Unidos y otros mercados globales, hay que movilizarse para que  se repete la vida de nuestras comunidades antes que cualquier otra preocupación. También deben ser informadoas sobre los riesgos relacionados y tomar parte en las negociaciones que puedan afectar su territorio.
Nos gustaría que nos mantengan infrmadxs de las medidas que tomen  para reparar el daño ambiental y humano y evitar un nuevo desastre de este tipo
Atentamente,
Comité por los derechos humanos en América latina
Si quieres puedes escribir una carta también y dirigirla a los siguientes correos:
Primer Ministro Stephen Harper: pm@pm.gc.ca